Patrocinadores

Los cazadores suministran agua y alimento a los animales tras el incendio de Doñana

 

Más de ocho mil de hectáreas han sido arrasadas por el incendio forestal que ha afectado a terrenos del Parque Natural de Doñana, que se originó el pasado sábado en Moguer (Huelva). Tras declararse controlado el incendio este pasado martes, en la zona permanece un retén compuesto por 45 bomberos forestales, cinco vehículos autobomba y un camión nodriza, entre otros, con el fin de vigilar la zona hasta su extinción definitiva.

Los cotos de caza de Almonte, Lucena del Puerto, Moguer y el denominado Mazagón, han sido afectados por el fuego. Este último, de más de tres mil hectáreas, ha sido arrasado en su totalidad, según ha informado a la redacción de Jara y Sedal, Manuel Gutiérrez, delegado de la Federación Andaluza de Caza en Huelva. 

A pesar de que los cazadores desde un primer momento ofrecieron su ayuda para extinguirlo, Manuel Gutiérrez afirma que los medios de extinción, debido al protocolo, optaron por no permitirlo. A pesar de ellos fueron algunos los cazadores que decidieron hacer frente a las llamas bajo su propia responsabilidad. 

Aún así, tras haber sido controlado oficialmente, guardas y cazadores de la zona han acudido a los terrenos calcinados para reponer los cientos de comederos y bebederos con los que contaban los citados cotos de caza, para que las especies animales que lo pueblan tengan algo que comer y no mueran de inanición. 

La Federación Andaluza de Caza ha anunciado que ayudará a estos cotos para que el aporte de comida no falte durante los próximos meses y se sentará con la Junta de Andalucía con el fin de impulsar una campaña de reforestación en la zona, según ha reconocido a jaraysedal.es su presidente, José María Mancheño.